¿Cómo danzar inspirados en un liderazgo apreciativo y resonante en los equipos?


¿Cómo danzar inspirados en un liderazgo apreciativo y resonante en los equipos?
Si te dijera que posees la capacidad de transformarte en un líder inspirador, ¿qué pensarías? Para alcanzar este logro, tengo absoluta convicción en una fusión reveladora que conecta la resonancia emocional y la apreciación. Hoy, quiero invitarte a despertar esa capacidad latente que todos compartimos, y que elijas vivir una experiencia transformadora. Tanto tú como líder, junto con tu equipo, pueden ir más allá de las emociones, adentrándose en un espacio donde la apreciación sea un catalizador que nutre el crecimiento conjunto.
En la fusión entre el liderazgo resonante y el liderazgo apreciativo, se descubren ingredientes fundamentales para inspirar y transformar equipos. Por un lado, el liderazgo resonante se enfoca en la conexión emocional profunda entre las personas, generando confianza para co-crear, estableciendo una resonancia positiva. Por otro lado, el liderazgo apreciativo potencia los dones, talentos y fortalezas de cada persona, equipo y organización. Esta combinación permite no solo comprender y gestionar las emociones propias y las del equipo, sino también adoptar una mentalidad apreciativa para descubrir y amplificar las fortalezas existentes.
Este enfoque nutre un ambiente donde la apreciación y la resonancia emocional se entrelazan, creando un terreno fértil para innovar, crear y colaborar de forma sostenible. Al desarrollar un liderazgo resonante, se activa la inteligencia emocional, según destacan Goleman, Boyatzis y McKee (2003), permitiendo comprender y gestionar las emociones, generando una resonancia emocional positiva que moviliza e inspira hacia un propósito compartido.
En paralelo, el liderazgo apreciativo se conecta con la inteligencia apreciativa, que según Thatchenkery es “ver el roble en la bellota” (2006), para construir relaciones desde lo mejor de cada persona. Escoge ver posibilidades en lugar de limitaciones, amplifica las fortalezas existentes y, desde la colaboración y la innovación, potencia a tu equipo. Para iniciar con esta fusión y emerger como un líder excepcional, te propongo cultivar prácticas resonantes y apreciativas en tu día a día:
1. Practica la escucha activa, tanto contigo como con los demás, para comprender y resonar emocionalmente con tu equipo.

2. Adopta un lenguaje de abundancia, utilizando metáforas e imágenes que inspiren y movilicen.

3. Celebra logros personales y colectivos, avivando emociones que generan confianza.

4. Practica la gratitud para hacer visible lo invisible, reconociendo abiertamente el valioso aporte de cada miembro del equipo.
¿Cuál de estas prácticas te gustaría comenzar a potenciar en tu liderazgo y cuáles ya estás implementando para resonar emocionalmente con tu equipo, apreciando lo que son capaces de construir juntos?

Para terminar te invito a visualizar tu liderazgo como una danza en constante evolución. La mezcla de la resonancia emocional y la visión apreciativa en tu liderazgo manifiesta un camino para liderar que va más allá de la simple rutina: es un viaje de descubrimiento, crecimiento y colaboración inspirador.

Imagina que para danzar con tu equipo, cada conexión desde la escucha activa cimenta confianza; cada logro hace un giro para realzar ritmos desafiantes, que con un lenguaje de abundancia abre posibilidades para seguir avanzando, acrecentando desde la gratitud emociones que generan un bienestar compartido para fluir y seguir aprendiendo en conjunto. Como líder inspirador sumérgete en esta danza para lograr la maestría que tiene como bastiones la resonancia emocional y la apreciación.

Imagina que para danzar con tu equipo, cada conexión a través de la escucha activa se convierte en un cimiento sólido de confianza. Cada logro marca un giro que realza los ritmos desafiantes, mientras que un lenguaje de abundancia abre nuevas posibilidades para seguir avanzando. A través de la gratitud, estas conexiones emocionales generan un bienestar compartido, permitiendo que la danza fluya y que el aprendizaje conjunto se convierta en la melodía que guía cada paso. Como líder inspirador, te invito a sumergirte plenamente en esta danza, buscando la maestría que tiene como bastiones la resonancia emocional y la apreciación ¡Que tu liderazgo sea una danza inspiradora que se multiplique!

Karen Pérez Molina
Co-creadora IDEIA
Lima, Perú, enero 2024